Ministerio de Evangelismo

Cristo vino al mundo para “buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10), y cada cristiano reconoce que un día él escucho el evangelio y recibió a Cristo como su Salvador: “porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Romanos 10:13-14). Por lo tanto, es nuestro deseo compartir el evangelio con los incrédulos, trabajando con el espíritu Santo para traerlos al conocimiento de Cristo.

Para este fin hemos preparado algunos folletos para distribución. Debido que muchos hoy en día son religiosos y no ven su necesidad, algunos de los folletos son hechos específicamente para personas de diferentes creencias. También hay uno para cristianos, para animarlos a continuar en apropiar todo el evangelio y recibir todo lo que Dios quiere hacer en la vida cristiana (Romanos 5:1-2).

Volver arriba